Enter504

Nuestro papel es informarte

Un legado de 30 años: Boda campesina en Choluteca se realizará el 9 de diciembre

Tegucigalpa.- Es parte de la cultura y tradición que no se pierde en Choluteca. El 9 de diciembre se realizará la boda campesina, un acto romántico y tradicional que es esperado por todos. El evento religioso se realiza en honor a la celebración a la virgen de Inmaculada de Concepción donde cientos de feligreses esperan con ansias ese día para felicitar a los desposados, mismos que son acompañados por sus familiares.

Las bodas campesinas es un legado que se ha mantenido por 30 años consecutivos y que fue inspiración del reverendo Jesús Valladares (QDDG), con el objetivo de no olvidar las tradiciones campesinas en la zona sur.

La pareja que contraerá matrimonio es acompañada por la orquesta campesina “Hombres de Tierra Adentro”, donde los novios visten ropa de manta y el cortejo nupcial de damas con atuendo folclórico. Después de la boda, los novios son trasladados en una carreta halada por bueyes por todo el casco histórico de Choluteca.

Este año los protagonistas de la boda serán Cristina Ordóñez de 61 años y Margarito Galo de 66 años, quienes tienen 46 años de haber formado un hogar y procreado 10 hijos y, más de una docena de nietos. Por tradición, la selección de los novios la realiza la iglesia, siendo parejas que ya tengan varios años de haber formado su familia y desean la bendición de Dios.

Después del fallecimiento del reverendo Jesús Valladares, la alcaldía de Choluteca ha llevado la voz cantante en la preparación y realización de la boda campesina que continúan siendo un éxito, siendo la coordinadora del evento, Claudia Corrales de Soriano, esposa del edil de Choluteca. Asimismo, en la conferencia de prensa se presentaron las candidatas para la reina de Ferisur de Choluteca.

Para el Instituto Hondureño de Turismo (IHT) es un honor apoyar las bodas campesinas, una actividad peculiar y representativa de la ciudad de Choluteca que demuestra que sus valores y costumbres siguen más vivas que nunca.