Enter504

Nuestro papel es informarte

Sony ganó un 14 % menos en 2021 y prevé peores resultados este año

Tokio- El conglomerado nipón Sony obtuvo un beneficio neto de 882.000 millones de yenes (6.399 millones de euros) en el ejercicio 2021, una caída interanual del 14 % atribuida a las pérdidas de su rama de seguros, y prevé ganar aún menos este 2022 por la carestía de los semiconductores y el incremento de los costes.

La corporación nipona se anotó un beneficio operativo de 1,2 billones de yenes (8.707 millones de euros), lo que representa un 26 % más y una cifra récord, según los resultados anunciados hoy, correspondientes al ejercicio que arrancó en abril de 2021 y concluyó a finales del pasado marzo.

Sus ventas crecieron un 10 % interanual hasta los 9,92 billones de yenes (71.969 millones de euros), gracias al buen rendimiento de sus segmentos de películas, dispositivos electrónicos y música, mientras que la rama de videojuegos, la que acapara su mayor volumen de negocio, cosechó unos resultados más discretos.

Los resultados de Sony se vieron favorecidos por la fuerte devaluación del yen, sobre todo durante el primer trimestre del año natural (y equivalente al último cuarto del ejercicio fiscal nipón), cuando la divisa nipona aceleró su depreciación frente al dólar y al euro, según destacó la empresa con sede en Tokio.

Esta evolución compensó el efecto negativo de la citada reestructuración de la rama de seguros del gigante nipón, que le costó 16.800 millones de yenes (121 millones de euros), así como el descenso de la demanda de videojuegos en 2021 en comparación con un 2020 marcado por las primeras y más duras fases del confinamiento en muchos países.

Destacan en el apartado positivo el incremento de subscriptores de los servicios de «streaming» musical de Sony, y el auge de la distribución digital y en salas de cine de las producciones de Sony Pictures, lo que permitió elevar los ingresos de ambas ramas en un 19 % y en un 65 % respectivamente.

La rama de ocio digital de Sony mantuvo su beneficio operativo prácticamente plano e incrementó sus ventas en un 3 % interanual, al acelerarse las ventas de hardware de su plataforma PlayStation 5 (PS5) tras su esperado lanzamiento a finales de 2020.

Sony vendió 11,5 millones de unidades de la PS5 en el ejercicio pasado, que se suman a los 7,8 millones del año previo, mientras que de la PlayStation 4 (PS4), cuya producción se detuvo a principios del año pasado, colocó 1 millón de aparatos en 2021.

En cambio, las ventas de títulos exclusivos para ambas plataformas retrocedieron un 10 %.

Para el ejercicio en curso, que terminará en abril de 2023, Sony prevé un descenso de su beneficio neto del 6 %, hasta los 830.000 millones de yenes (6.021 millones de euros), así como un retroceso del 4 % de su beneficio operativo, pese al incremento estimado de las ventas del 15 %.

El empeoramiento previsto de los resultados se debe al encarecimiento del desarrollo de videojuegos y de la fabricación de los dispositivos electrónicos de la compañía, lo que se atribuye a la carestía de los semiconductores y a las interrupciones en la cadena de suministro en China tras el repunte del coronavirus.

En todo ello también influye la depreciación del yen, una tendencia que si bien incrementa las ganancias de Sony en el exterior al ser repatriadas, dispara los costes de materiales y componentes que el fabricante nipón importa de otros países.

El pesimismo de los inversores hacia el rendimiento de Sony propició un descenso del 3,13 % de sus acciones en la Bolsa de Tokio este martes, antes de que la corporación nipona publicara sus resultados justo tras cerrarse la negociación.

CON INFORMACION DE EFE