Enter504

Nuestro papel es informarte

MOE UE sobre la comunicación digital en Honduras.

Principales recomendaciones de la MOE UE sobre la comunicación digital en Honduras

Honduras- Contrarrestar la desinformación electoral y la incitación al odio en redes sociales es una de las tres recomendaciones de la MOE UE sobre la comunicación digital en Honduras.

Entre las 23 recomendaciones incluidas en el informe final de la misión de observación electoral de la Unión Europea (MOE UE), tres de ellas están dedicadas a las redes sociales.

La primera  consiste en explicitar en la Ley Electoral que la normativa de campaña se aplica también en línea y en las redes sociales. La segunda consiste en reforzar la legislación sobre protección de datos y privacidad para garantizar el derecho de los ciudadanos a la privacidad de sus datos personales, especialmente durante las elecciones. Y la numero tres en desarrollar medidas de cooperación para hacer frente a la desinformación electoral en línea y a la incitación al odio, como una red de expertos en colaboración, así como un aumento de los mecanismos independientes de comprobación de hechos.

Análisis y monitoreo de redes sociales realizado por la MOE UE

El monitoreo de redes sociales es un área relativamente nueva dentro de las misiones de observación electoral de la Unión Europea y se introdujo en los últimos años dada la enorme importancia que tiene la comunicación digital en la campaña electoral.

La misión se centró en cuatro áreas fundamentales de observación, entre las cuales destaca el uso que hicieron los actores políticos de las redes sociales durante la campaña electoral, el uso dañino que se observó en las redes en el contexto de las elecciones, el marco legal del país y ,por último, el gasto en publicidad política en el entorno digital.

La mayoría de los candidatos presidenciales, partidos políticos, organismos electorales y otros actores políticos clave utilizaron activamente sus perfiles oficiales en las principales redes sociales, Facebook, Instagram y Twitter, para su comunicación electoral. Sin embargo, su uso indebido favoreció la desinformación y la difusión de contenidos violentos sobre los contendientes.

La MOE UE identificó cuentas de Facebook, algunas creadas pocos días antes de la jornada electoral, que difundieron desinformación y contenidos perjudiciales contra candidatos presidenciales, utilizando anuncios pagados para ampliar su alcance. En Twitter, se utilizaron bots para favorecer narrativas a favor y en contra de los principales candidatos presidenciales. También en Twitter, la MOE UE identificó 440 cuentas con un comportamiento inauténtico coordinado que promovieron narrativas a favor y en contra de los tres principales partidos y sus candidatos presidenciales.

La campaña en las redes sociales reflejó la polarización política existente en el país, y fue conflictiva y tensa, con un uso generalizado de un lenguaje divisivo, incendiario y violento por parte de un elevado número de contendientes, mezclado con acusaciones y denuncias de fraude. En general, los actores políticos contribuyeron a una narrativa violenta y a la desinformación de los ciudadanos durante toda la campaña, sin ninguna autocensura.