Enter504

Nuestro papel es informarte

Pastoruri, el glaciar que le está haciendo competencia a Machu Picchu

Situado a 35 kilómetros al sur de la ciudad de Huaraz, en el Parque Nacional Huascarán, el glaciar Pastoruri es una de las numerosas cumbres de la Cordillera Blanca con más de 5.000 metros sobre el nivel del mar. De fácil acceso durante todo el año, la zona es especialmente recomendable para disfrutar de un día experiencia con la familia y deleitarse de unas vistas impresionantes y muy diferentes a las que puedes imaginar si visitas el país.

Debido a la reducción de su tamaño por los efectos del calentamiento global, Perú ha creado lo que se conoce como Ruta del Cambio Climático. Una original propuesta para concienciar a sus visitantes sobre el problema mostrándoles dónde se encontraba el glaciar hace décadas y la ubicación de la que fuera una cueva de hielo.

El paisaje del Pastoruri es una combinación asombrosa de los tres estados del agua, por lo que se posiciona como una seria competencia a maravillas del país latino como el famosísimo yacimiento de Machu Picchu. Por un lado, el hieloestá siempre presente en la estructura propia del glaciar. En segundo lugar, la Laguna de Patococha presenta el agua en su estado más natural. Por último, encontramos el agua gasificadacon manantiales que emanan de las profundidades en forma de gas.

DINOSAURIOS Y PINTURAS RUPESTRES

Además de la grandeza y belleza del glaciar, la gran variedad de flora y fauna salvaje es otro de los reclamos del paisaje. Patos silvestres o aves como los chiritos y plantas típicas altoandinas como la Puya Raimondi habitan la zona, pero no son los únicos seres vivos que habitaron el Pastoruri. En la zona se han encontrado restos fósiles que evidencian la presencia de dinosaurios hace miles de años.

El glaciar invita a practicar actividades invernales como la escalada.

Los animales no han sido los únicos habitantes históricos del glaciar. En la zona de Pumapama se han encontrado restos arqueológicos de culturas antiguas, gracias a la aparición de dibujos y escrituras rupestres que actualmente son accesibles a sus visitantes.

Una jornada en el glaciar es mucho más que admirar un bloque de hielo. La nieve es el aliado perfecto para la práctica dedeportes y actividades invernales. Caminatas, paseos a caballo e inclusoescaladaen los diferentes terrenos del paisaje son algunas de las opciones disponibles de quienes se acerquen a conocer este maravilloso escenario.

La oferta es muy amplia. Su ubicación y estructura le confieren un carácter único y totalmente diferente al resto de paisajes peruanos más conocidos como el yacimiento de Machu Picchu, los geoglifos de Nasca o la Montaña de los Siete Colores.

CON INFORMACIÓN DE EL MUNDO.ES