Enter504

Nuestro papel es informarte

Oficial: José Escalante ya es del Vida

La Ceiba. La trayectoria de José Escalante parece más extensa de lo que en realidad es. Hace siete años, su nombre resonó por un motivo particular: le anotó gol al Milan. Aquella tarde, en Estados Unidos, el entonces mozalbete volante, conectó de cabeza un balón que se convirtió en historia. Aquel encuentro terminó con un 3-1 a favor de los lombardos.

Desde ese momento, Escalante paso de ser casi un desconocido a convertirse en figura promisoria del fútbol nacional. Quizá sobredimensionado por lo que significaba, Escalante empezó a decaer en su rendimiento. Sin embargo, el nombre de Escalante fue un constante en las listas de selecciones menores nacionales. Disputó, incluso, un mundial sub-20 (Nueva Zelanda, 2015); con la ’10’ en el dorsal, Escalante no logró evitar la catástrofe de Honduras en aquella justa.

De allí en más, la carrera de Escalante dio un giro radical: fichó por Honduras de El Progreso, aunque su actividad fue casi nula. Tras ello, y sin hallar sitio en Liga Nacional, firmó con el Río Grande Valley, club de la divisiones inferiores en Estados Unidos. Se probó con el Houston Dynamo, aunque no convenció al club de ficharlo. También pasó por el San Antonio F.C., de la NASL (sistema de ligas inmediatas a MLS).

En 2019, el Juticalpa lo anunció como fichaje; parecía una óptima posibilidad para el aún joven Escalante de redimirse. En el club de Olancho los recuerdos de su fútbol son escasos. No se adaptó y decidió regresar a Norteamérica, pero esta vez a Canadá; allí, en la liga canadiense, milita desde 2019 con el Cavalry F.C., hasta hoy, que ha sido oficializado por el Vida como nuevo fichaje.

Escalante, notoriamente emocionado, declaró a medios nacionales: “De mi pueden esperar mucho sacrificio y entrega. No solo es calidad que voy aportar, sino el sacrificio. Voy a entregar mi experiencia que he obtenido aquí en Canadá para ayudarle a mis compañeros”.

El de Escalante es quizás un caso de esos que en Honduras pasan de «promesas» a «fracasos»; aunque quien emite esos juicios es el medio que los crea: el periodismo. De ahora en más, no podría decirse que Escalante es un caso más, pues sus 25 años aún le otorgan ciclo para resarcirse y demostrar que su talento no fue una ilusión.