Enter504

Nuestro papel es informarte

Los aficionados de Wuhan regresaron a los estadios

China. En Wuhan, una de las urbes más grandes de China, el brote de Covid-19 a inicios de 2020 fue el punto de partida de una crisis sanitaria sin precedentes a nivel mundial. El mundo vio cómo Wuhan se confinaba y sus calles, siempre abarrotadas, se convertían en auténticos pasillos desolados.

En poco tiempo, el virus se propagó por toda China y saltó a todos los continentes. Ahora, con brotes que arrastran cada vez más a profusas crisis económicas a los países, China y Wuhan parecen retomar la normalidad. El fútbol no está exento: los aficionados del Wuhan Zall se trasladaron hasta Jiangsu, a unos 750 km, para ver a su equipo enfrentar al Beijing Guouan, en encuentro por la Superliga China.

Los simpatizantes del club chino Wuhan Zall, ubicado en la ciudad donde se originó el coronavirus, pudieron asistir por primera vez a un partido de fútbol desde el inicio de la pandemia para ver el choque con Beijing Guoan por la novena fecha de la Superliga china.

Los fanáticos del Wuhan abandonaron esa capital regional de China para trasladarse unos 750 kilómetros al este, hacia Suzhou, en la provincia de Jiangsu, donde se permiten encuentros con un número limitado de espectadores.

En Wuhan, epicentro de la pandemia (fuentes aseveran que el ‘caso 0’ fue el de un hombre de 55 años en 2019), la vida parece continuar a su ritmo. Declararon hace algunos meses que no existían más casos en la ciudad, aunque esos datos son cuestionables debido a que las fuentes oficiales de China podrían modificar las estadísticas de casos y muertes en el territorio.