Enter504

Nuestro papel es informarte

La tortuga golfina, patrimonio biocultural de la zona sur de Honduras

Una investigación realiza por docentes-investigadoras de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), desarrollada en la Zona Sur del país sobre el patrimonio biocultural develó que la tortuga golfina, pese a ser especie de importancia biocultural, se ve vulneralizada; por ello necesita la atención gubernamental y diferentes mecanismos de protección.

El estudio fue realizada por Damaris Aixa Gonzáles, bióloga, máster en gestión del patrimonio cultural y natural y Francia Mariel Portillo Godoy, bióloga, máster en gestión de energías renovables, ambas docentes del departamento de Ciencias del Centro Universitario Regional del Litoral Pacifico (CURLP), junto a Luz de Solzireé Baca Rodríguez, historiadora y máster en Gestión Turística del Patrimonio Natural y Cultural docente del departamento de Ciencias de Ciencias Sociales, también del CURLP.

“Estamos muy preocupadas por los resultados que estamos viendo ya que la tortuga a pesar de los esfuerzos, sigue siendo una especie vulnerable, una especie que necesita toda la atención de las personas y del Estado”, puntualizó Luz de Solzireé Baca.

Baca señaló que aproximadamente hace dos años junto a sus compañeras de investigación han estado visitando las zonas donde la tortuga golfina (lepidochelys olivacea), un ícono de los recursos naturales del Golfo de Fonseca.

“Nuestro interés es conocer naturalmente a la tortuga golfina y su relación con las personas, las comunidades. Nuestro interés es la conservación, pero también tomando en consideración a las personas”, precisó Baca

“Hemos venido haciendo un trabajo de campo de dos años en las zonas del Golfo de Fonseca, principalmente en cinco campamentos tortugueros donde se han destinado para que se recolecten los huevos en septiembre, realizando todo el cuidado y monitoreo hasta su liberación en octubre y noviembre”, resaltó la historiadora.

Hallazgos de la Investigación

La investigación encontró que en cuatro de los cinco campamentos de conservación las tortugas arriban con lesiones, siendo el 88.89% ocasionadas por causas biológicas, mientras que el 11.11% de las lesiones son derivadas de la actividad humana (golpes con redes de pesca o con las hélices de las lanchas, por ejemplo).

Los parásitos y lesiones en los ojos, cuello y caparazón son los padecimientos más frecuentes en las tortugas cuando llegan a los centros de conservación. El campamento de Boca del Río Viejo es donde más tortugas con parásitos llegan, mientras que en el campamento de El Venado hay una mayor tendencia en que las tortugas lleguen lastimadas en las áreas mencionadas.

Características de la tortuga golfina

  • La Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) clasifica a la tortuga golfina como una especie vulnerable, lo que se traduce en que tiene un alto riesgo de desaparecer.
  • Mide aproximadamente 65 centímetros y puede pesar hasta 50 kilogramos.
  • Se ubican en el Pacífico Oriental desde México hasta Colombia, y ocasionalmente se encuentra en el suroeste de Estados Unidos.
  • Es la única tortuga marina en la zona sur de Honduras

Enfoque de la investigación

“Lo que estudia el patrimonio biocultural es la relación entre naturaleza y la identidad de los pueblos que conviven en ese entorno natural”, detalló la bióloga Damaris Gonzáles.  En ese sentido, el patrimonio biocultural une la naturaleza con la cosmovisión de las personas que conviven en ese ambiente para mejorar la conservación de los recursos.

 El estudio al desarrollarse tanto en las ciencias naturales como las ciencias sociales, optó por el uso de ambos enfoques (cuantitativo en las ciencias naturales y cualitativo en las ciencias sociales).

Programa de Conservación de la tortuga golfina

El programa de conservación de la tortuga se ampara del Decreto de Veda (decreto 765-02). Esta normativa prohíbe la venta y comercialización de los huevos de tortuga durante el 1 al 25 de septiembre de cada año.

Existen cinco campamentos para la protección de las tortugas, los cuales se sitúan en Cedeño, Punta Ratón, El Venado, Carretales y Boca de Río Viejo. Los huevos de tortuga golfina son trasladados a los viveros de estos centros de conservación por militares, voluntarios y pobladores de la comunidad que organizan patrullajes para identificar las nidadas.

“El problema que tenemos con las tortugas marinas en general es que nacen muchas tortugas, pero son pocas las que sobreviven hasta la edad adulta”, enfatizó Gonzales. El entorno natural de las tortugas marinas está plagado de múltiples depredadores, dificultando que estas maduren y vivan más años.

Damaris Gonzáles explicó que el proyecto consistía en trasladar tortugas -de al menos seis meses de nacido- a estanques antes de ser liberadas a su hábitat natural, procurando antes que las tortugas realicen la impronta. “La impronta es el caminado de la tortuga por la arena antes de llegar al mar”, indicó la bióloga. La impronta registra de qué playa salió la tortuga, siendo por esto que ellas regresan a la playa donde nacieron.

Proyecto de cambio climático

“Marcovia, sobre todo Punta de Ratón y Cedeño, son punto cero de cambio climático. O sea, lo que se ha perdido en playa producto del incremento de los océanos, ha sido casi cinco cuadras”, comentó Damaris Gonzáles.

“Esto impacta a largo plazo la población de la tortuga y su propia supervivencia. Estos proyectos que hemos venido realizando no solo nos han dado datos científicos sobre cuál es el estado real del entorno de la tortuga golfina y la misma tortuga, sino que nos ha permitido ver la vulnerabilidad de las comunidades ante fenómenos como el cambio climático”.

Ante ello, el grupo de investigación ha estado capacitando a los comunitarios acerca del fenómeno del cambio climático y que puedan contribuir a la conservación y supervivencias de las tortugas golfinas.

Sobre las investigadoras

El Grupo de Investigación en temas de Gestión y Patrimonio Biocultural está integrado por las biólogas Damaris Gonzáles y Francia Portillo, en colaboración con la historiadora Luz Baca Rodríguez.  Este grupo de investigadoras tiene como fin presentar estudios que conecten la historia y cultura de las comunidades con sus recursos naturales.

Sumado a ello, tienen como propósito visibilizar los problemas relacionados al tema ambiental, su conservación, el desarrollo humano, la identidad y cultura de los pobladores de la Región 13 del Golfo de Fonseca.

“La idea de nosotras es afianzar la identidad que tienen las personas sobre ese recurso, enseñarles como ellos pueden utilizar el recurso sin llegar a extinguirlo y de esta manera lograr hasta cierto grado su conservación”, mencionó la bióloga Gonzáles.

Para poder ver la entrevista completa, puede acceder al siguiente enlace: https://fb.watch/czacKnS5IP/.

CON INFORMACION DE PRESENCIA UNIVERSITARIA