Enter504

Nuestro papel es informarte

La debacle de Marco Bográn, principal implicado en la malversación de los hospitales móviles

Tegucigalpa.  Marco Bográn, exdirector de INVEST-H, dependencia estatal encargada de la presuntamente malversada negociación y compra de los hospitales móviles o temporales a una empresa turca, enfrenta un proceso judicial que ya lo tiene detenido por autoridades de seguridad del país.

Bográn negoció, a través de un mediador guatemalteco llamado Axel López, la adquisición de los hospitales a una empresa turca del rubro por decenas de millones de dólares. El escándalo explotó cuando los medios de comunicación ventilaron el retraso en la llegada de las instalaciones al país, hace varios meses.

Hoy, en una profusa espiral de problemáticas legales que le atañen delitos de corrupción y abuso de autoridad, Bográn se debate entre su proceso judicial y la condena pública de una población que clama, más allá de justicia en este caso, la habilitación de las instalaciones hospitalarias que nunca se instalaron en totalidad en el territorio.

Honduras roza ya los 80,000 casos positivos y casi 2500 muertes por Covid-19, según la fuente oficial. Aunque expertos aseguran que esta cifra no se acerca a la realidad epidemiológica del país. A la vez, las endebles salas hospitalarias del país lucen abarrotadas y la población ha sido llamada a una reactivación económica que se aleja cada vez más de los protocolos precautorios sanitarios con los que se planificó.

Bográn, titular hasta ese momento de INVEST-H, está acusado, inicialmente, por malversar más de 100,000 lempiras, aunque eso sería solo el inicio de una de las líneas de investigación que el Ministerio Público abriría en su contra. Esos delitos le enviarían a prisión al menos durante cuatro años, según se indica en el Código Penal del país.

Periodistas y camarógrafos lo esperaban hoy a su salida, en custodia por varios agentes de la ATIC, tras declarar en esa institución. Ante la algarabía, que esta vez no incluyó agresiones con huevos o pancartas que más que erigirse en lo alto, servían como especie de armas para castigar a Bográn, el exfuncionario repitió: «Soy inocente y lo voy a comprobar».

Durante la gestión, la Secretaría de Finanzas y el Banco Central agilizaron la transferencia que depositaba, por adelantado y sin garantías, la compra de las instalaciones a la empresa Elmed Medical System, con Axel López como mediador, y que fue revelado como acusado con antecedentes criminales en EEUU.

Siete hospitales, valorados en varios millones de dólares, arribaron al país semanas atrás, a pesar de la insólita desidia en los procesos de aduana en Puerto Cortés. Sin embargo, ninguna de las instalaciones presta el servicio a la población por el que fueron adquiridos. Aún restan cinco hospitales que arribarían, según el Gobierno, en octubre.