Enter504

Nuestro papel es informarte

LA ACADEMIA Y EL DESARROLLO ECONÓMICO

La academia juega un papel fundamental para fomentar el desarrollo económico en un país. Una sociedad sin una política educativa inclusiva y actualizada está destinada al subdesarrollo y al fracaso. Los problemas y retos sociales en países de tercer mundo y en vías de crecimiento son múltiples y las prioridades varían de gobierno a gobierno según se establecen en los planes de desarrollo; sin embargo, ante la falta de una estrategia de impulso académico y educativo con visión a largo plazo, toda política pública ejecutada por los gobernantes de turno funciona exclusivamente para apagar fuegos en el corto plazo. Las actuales autoridades tienen la oportunidad histórica de impulsar grandes reformas educativas que permitan la formación de profesionales de éxitos al servicio de la patria.

Honduras necesita hoy más que nunca de profesionales altamente calificados, preparados para los retos y las realidades del mundo contemporáneo, adaptándose a una nueva normalidad e impulsando emprendimientos creativos que se traduzcan en empleos y mayor poder adquisitivo. Ampliar la oferta laboral resulta vital para fortalecer la economía y esto solo se logra con planes educativos actualizados. Sin embargo, de poca ayuda serviría fortalecer la malla curricular en todos los niveles educativos si no van en lineamientos con la estrategia de desarrollo económico y social del país. Ambas son necesarias y críticas para lograr el éxito deseado en materia educativa. Por otro lado, las disposiciones legales y la burocracia inoperante del sector público, limita las capacidades de los colegios y universidades privadas para modernizar y actualizar su oferta académica. El mundo a través de la tecnología, el emprendimiento y las diferentes expresiones académicas se modernizan y se actualizan de manera constante, dejando en nuestro país un rezago importante, impidiendo de esta manera contar con profesionales listos para enfrentar los nuevos retos que el mercado laboral ofrece.

La investigación científica también requiere de un fortalecimiento. La educación en el país debe avanzar en el sentido de evitar ofertar “una educación en leer, memorizar e interiorizar contenidos” a optar por “una educación en base a investigación”. La motivación debe enfocarse en leer con sentido y en investigar en lugar de memorizar. Esto preparará a nuestros niños y jóvenes a enfrentar la vida de una forma más practica y creativa, generando desarrollos profesionales más exitosos. La vida profesional y laboral real es mucho más compleja que la descrita en un libro, aunque claramente nos da la base necesaria para enfrentar los tan reconocidos “cambios epocales”. El internet y el acceso rápido a la información es otro de los grandes retos educativos, especialmente en países como el nuestro, dónde el acceso a tecnología sigue siendo una promesa pendiente.

La carencia de una verdadera y sostenible estrategia educativa en el país debe ser para las nuevas autoridades una oportunidad y no un problema. Sembrar la semilla de un sector educativo moderno, flexible y actualizado dejará las bases para la incorporación al mercado laboral de profesionales capaces que coadyuven al país a salir de la pobreza y el subdesarrollo, así minimizar el letargo cultural, económico y político de nuestra querida patria.

Melvin José Ferraro
  Economista