Enter504

Nuestro papel es informarte

Exempleados de Diario Tiempo reclaman sus derechos laborales a Yani Rosenthal

San Pedro Sula. En 2015, el imperio económico de la familia Rosenthal se desmoronaba poco a poco. La persecución de la que fueron objeto por el Estado provocó el cierre de múltiples empresas e inversiones en el país. La familia, coludida y señalada en cortes estadounidenses por delitos de narcotráfico, perdía, por ejemplo, Diario Tiempo, un medio de comunicación impreso fundado en 1970 y que marcó una época de presencia periodística a nivel nacional.

Allí, se desempeñaban cientos de empleados, especialmente en la zona norte, específicamente en San Pedro Sula. A la deriva por la marcha de los señores Yani y Yankel Rosenthal, más las acusaciones e investigaciones sobre el patriarca de la familia, el señor Jaime Rosenthal Oliva, los empleados, además de perder sus puestos laborales, también tuvieron que resignarse a irse sin sus derechos laborales.

Entre promesas e incertidumbre, cinco años transcurren desde que, en cada protesta nacional o celebración de Independencia, los exempleados de Diario Tiempo exigen y claman a la portentosa familia el cumplimiento de sus derechos que, además, ya ganaron en el Juzgado del Trabajo, en 2019, pero que la familia se niega a pagar.

Hoy, con la liberación de Yani Rosenthal, quien pagó una condena en Estados Unidos por el delito de participación en transacciones monetarias con bienes de procedencia ilícita., a través del banco de la familia, Banco Continental, los exempleados, anhelantes de ingresos, que, además, se ganaron con su trabajo, imploran al ahora candidato presidencial por el Partido Liberal de Honduras, respuestas.

En el comunicado, uno de tantos que los exempleados difunden en medios de comunicación y población en general, se arguye que Rosenthal Hidalgo, candidato presidencial en campaña, es «enemigo de la clase obrera». Y es que son más de 200 familias que esperan, especialmente ahora, en época de pandemia y sin chances laborales en otros medios, tras entregarle décadas al diario sampedrano de la familia.

Este es el comunicado íntegro de los exempleados de Diario Tiempo:

Pronunciamiento público ante lanzamiento político de Yani Rosenthal
Extrabajadores de Diario Tiempo reclaman sus derechos laborales

Este día, como si se tratara de un mesías, un redentor o héroe de película hollywoodense, Yani Benjamín Rosenthal Hidalgo, quien permaneció preso tres años en una cárcel de Estados Unidos lanza su precandidatura presidencial por el Partido Liberal esperando ganar la simpatía de los hondureños que desafortunadamente, por ignorancia, ambición o complicidad, apoyan a políticos que sistemáticamente han venido destruyendo a nuestro país.

Frente a este evento, más de 200 exempleados de Diario Tiempo, que desde hace 5 años hemos estado suplicando el pago de nuestras prestaciones laborales a la familia Rosenthal, nos vemos obligados a hacer un llamado a líderes locales y ciudadanos que sinceramente desean el bienestar del país a no apoyar políticamente a Yani Benjamín Rosenthal Hidalgo porque su familia es enemiga de la clase trabajadora que los ha enriquecido.

¿Por qué es enemiga de la clase obrera? Porque viola los derechos laborales de más de 200 extrabajadores de Diario Tiempo, propiedad de ese reducido grupo familiar, cerrado aviesamente en octubre de 2015. Entre estos extrabajadores hay muchos de la tercera edad, que trabajaron 20, 30 y hasta 40 años en esa empresa y que por su condición no pudieron volver a ingresar al mercado laboral. Razón por la cual también se convierten en violadores de los Derechos Humanos de estas personas y las familias que de ellos dependen.

Nosotros, como personas directamente afectadas por la familia Rosenthal y por haber conocido de cerca su proceder, tenemos la responsabilidad de abrirles los ojos a aquellos ciudadanos que desconocen que Yani Benjamín Rosenthal Hidalgo es un violador de los derechos laborales y, por ende, de los derechos humanos, aunque intente lavar su imagen con entrevistas producidas por sus medios de comunicación con periodistas, incluso, que han participado en política bajo su padrinazgo.

En 2019, el Juzgado del Trabajo ordenó a la familia Rosenthal pagar los derechos laborales a más de 200 trabajadores que en 2015 dejaron abandonados tras suspender la circulación de la edición impresa de Diario Tiempo y cerrar operaciones cuando la justicia de Estados Unidos acusó a tres de ellos de lavar dinero procedente del cartel Los Cachiros.

A pesar de que existe una sentencia que nos favorece, la cual consta en la demanda 072-16, la familia Rosenthal se rehúsa a pagar nuestras prestaciones. Insólitamente, Yani Benjamín Rosenthal Hidalgo, después de salir de la cárcel de Estados Unidos, ha dicho que no nos debe nada e intenta descaradamente convencer a los ciudadanos que Diario Tiempo fue cerrado por el Gobierno.

Confiamos en que la justicia hondureña favorecerá a quienes tenemos la razón y obligará a la familia Rosenthal a pagar los derechos laborales que hasta hoy ha venido desconociendo y negando.

Este día, como ciudadanos hondureños que aspiramos a tener un país libre de corrupción y delincuencia, les pedimos a todos los hondureños a reflexionar. Es imposible que recuperemos un país de la ruina con líderes como Yani Benjamín Rosenthal Hidalgo.