Enter504

Nuestro papel es informarte

Exempleados de Diario Tiempo protestan y exigen que se respete resolución judicial 072-2016

San Pedro Sula.- Los exempleados de Diario Tiempo realizaron hoy una protesta pacifica frente a la Corte Suprema de Justicia (CSJ), de la capital industrial, pidiendo que se haga justicia y que se respete la resolución judicial 072-2016 que ordena a la familia Rosenthal que paguen los derechos laborales a los extrabajadores de Diario Tiempo (Editorial Honduras S.A.) Dicha empresa pertenece a Grupo Continental, en HondurasInversiones Continental, en Panamá.

Hoy se desarrolló la Audiencia de Alegaciones, en la cual los representantes procesales presentaron las mismas en la causa de los extrabajadores de Diario Tiempo contra su patrono. En la protesta, los extrabajadores (300 personas) le piden a la familia Rosenthal y expresamente a Yani Rosenthal, precandidato a la presidencia de Honduras por el Partido Liberal y cabeza de la dinástica familia empresarial, que cumplan con la resolución judicial.

«Si el ingeniero Yani Rosenthal quiere ser el presidente de Honduras, para solucionar los problemas de los 9 millones de hondureños, primero que solucione los problemas de los 300 exempleados de Diario Tiempo, es algo que tiene que hacerlo para limpiar la imagen de la familia y el honor. También es importante que la sociedad hondureña tenga claro que Diario Tiempo no fue cerrado por el gobierno o la OABI y algún ente extranjero», declaró Roberto Cerrato, un extrabajador del periódico.

En la cuenta de Twitter del Poder Judicial, se dio a conocer que en 10 días darán resolución según el término legal.

Hoy también los exempleados han sacado un comunicado por la protesta pacifica realizada hoy en las afueras de la corte.

A continuación el comunicado integro enviado a Enter504:

Hoy cumplimos 5 años de violaciones laborales de parte de la Familia Rosenthal  

San Pedro Sula. – Hace cinco años, un día como hoy (el 15 de octubre de 2015), la familia Rosenthal dejó de pagarnos salarios a más de 300 personas que trabajamos en su periódico Diario Tiempo y, además, nos dejó abandonados en las oficinas durante tres meses para evitar el pago de las prestaciones laborales.   

Desde entonces, hemos estado librando una verdadera batalla legal en el Poder Judicial y también elevando nuestra voz en las calles para que ese poderoso clan, anteriormente dirigido por el extinto magnate Jaime Rosenthal, nos pague nuestras prestaciones laborales.   

En 2019, un juzgado de primera instancia, mediante la sentencia judicial 072-2016, le ordenó a la familia Rosenthal pagarnos las prestaciones, pero, lamentablemente, mediante sus abogados apelaron esa resolución con la malvada intención de no honrar sus compromisos laborales.   

Mientras hemos librado esta batalla contra esa familia han fallecido sedientos de justicia más de 8 compañeros, por paros cardíacos, cáncer y otras enfermedades y tristemente Yani Benjamín Rosenthal Hidalgo, el cerebro del clan, grita a través de los medios de comunicación que no nos debe nada.   

Frente a esa actitud negativa, prepotente e hipócrita, este día, nos vimos una vez más en la necesidad de realizar una protesta frente al edificio del Poder Judicial en el momento que nuestro abogado presentaba nuevamente las pruebas durante una audiencia de alegaciones que demuestran que la ley, la justicia y la razón están de nuestro lado.   

Este día los jueces de la Corte de Apelaciones del Trabajo de San Pedro Sula anunciaron que en 10 días darán la resolución. Esperamos que tomen una decisión basados en la ley y la justicia y no obedeciendo la voz de personas poderosas como solía suceder hace varios años.   

Para nosotros resulta increíble y paradójico que el Poder Judicial de Honduras no haya resuelto nuestro caso laboral en 5 años, mientras la justicia norteamericana en cuestión de meses resolvió un caso en el cual resultaron implicados Jaime Rosenthal, Yankel Rosenthal y Yani Benjamín Rosenthal Hidalgo. 

Lamentablemente, a pesar de que ya hay una sentencia, Yani Benjamín Rosenthal Hidalgo, con suma altanería y arrogancia hacia las leyes hondureñas, niega su responsabilidad laboral para con los 300 trabajadores afectados, quienes son personas modestas, pero en Nueva York se vio obligado a arrodillarse ante el imperio de la ley de Estados Unidos y aceptar que lavó dinero proveniente del narcotráfico.    

Es preocupante, pues es una amenaza para la sociedad, que Yani Benjamín Rosenthal Hidalgo, una persona condenada por lavado de activos en Estados Unidos y un individuo que no acepta que les debe las prestaciones laborales a sus empleados, busque la presidencia ofreciendo empleo y prosperidad sin tener la capacidad moral y espiritual para solventar los problemas de sus empresas.   

Entendemos a muchos políticos que por ser lobos de la misma manada apoyan a Yani Benjamín Rosenthal Hidalgo, pero jamás entenderíamos a hondureños como nosotros, trabajadores y pobres, que le den el voto en las elecciones próximas a un hombre que es violador de los derechos laborales y por ende de los derechos humanos.