Enter504

Nuestro papel es informarte

La expresidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, en foto de archivo. EFE/Jeon Heon-Kyun/Pool

El presidente electo surcoreano invita a la expresidenta Park a su investidura

Seúl, (EFE).- El presidente electo surcoreano, Yoon Suk-yeol, se reunió hoy con la expresidenta Park Geun-hye, destituida y encarcelada por corrupción merced a una investigación que él mismo lideró, para invitarla a su investidura y decirle que lamenta ese precedente.

«Hemos hablado sobre su salud. Y tenemos un pasado (en común). Le dije que lo lamentaba y que lo siento por ella de corazón», aseguró Yoon al término del encuentro en la residencia de Park en Daegu (230 kilómetros al sureste de Seúl) en declaraciones que recoge la agencia Yonhap.

La expresidenta, indultada el pasado diciembre tras su destitución y encarcelamiento en 2017 por el caso de la «Rasputina», le dijo a Yoon que intentará estar presente en su investidura en Seúl el próximo 10 de mayo.

Yoon dirigió uno de los equipos de investigación en la oficina de la Fiscalía del Distrito Central de Seúl que logró que fuera despojada del cargo y sentada en el banquillo.

Durante la campaña electoral Yoon, que concurrió a las presidenciales de marzo como candidato del partido de Park, ya dijo que cumplió su deber como fiscal y que eso no le impidió sentir lástima por la ahora expresidenta.

Los representantes de la oficina de Yoon dijeron que la reunión entre ambos fue cordial y que Yoon le dijo a Park que lamenta que no se hayan reconocido buenas políticas de su Gobierno y que tratará de promocionar esos éxitos durante su mandato.

Yoon también le dijo a Park que estaba analizando la manera en la que su padre, el dictador Park Chung-hee gestionó a su gabinete y la oficina presidencial. Tras dar un golpe militar en 1961 Park Chung-hee fue elegido presidente 1963 y reelegido en 1971.

Bajo su mandato Corea del Sur experimentó un crecimiento económico sin precedentes, el llamado «Milagro del río Han», lo que impulsó su popularidad hasta principios de los setenta, cuando esta empezó a decaer y decidió declarar la ley marcial y aprobar una nueva constitución autoritaria que estaría vigente hasta poco después de su asesinato en 1979.

Yoon ha concluido en Daegu una gira para agradecer el apoyo del electorado en la provincia de Gyeongsang del Norte, considerada un fortín de los conservadores (Park Chung-hee y su hija nacieron aquí) donde prácticamente el 75 % de los sufragios fueron para el presidente electo, que acabó imponiéndose por apenas 247.000 votos. EFE

CON INFORMACIÓN DE EFE