Enter504

Nuestro papel es informarte

El asediado primer ministro británico bajo fuego nuevamente

El primer ministro británico, Boris Johnson, enfrenta otra amenaza a su mandato a raíz de las renuncias de dos ministros clave del gabinete.

Johnson enfrenta una ronda de preguntas difíciles de legisladores enojados y escépticos durante la sesión tradicional de preguntas y respuestas del primer ministro en el parlamento el miércoles, un día después de que el ministro de Finanzas, Rishi Sunak, y el secretario de Salud, Sajid Javid, renunciaran inesperadamente con minutos de diferencia.

Los dos hombres renunciaron después de que Johnson se disculpara por nombrar al legislador conservador Chris Pincher en un puesto clave del partido a pesar de las acusaciones de que Pincher manoseó a dos hombres en un club privado en Londres mientras estaba ebrio.

Los funcionarios en el número 10 de Downing Street, la residencia oficial del primer ministro, inicialmente dijeron que Johnson no sabía sobre las acusaciones en torno a Pincher, pero luego reconocieron que le habían informado sobre acusaciones anteriores contra Pincher en 2019.

En su carta de renuncia, Sunak escribió que el público británico “espera con razón que el gobierno se lleve a cabo de manera adecuada, competente y seria. Creo que vale la pena luchar por estos estándares y es por eso que renuncio”.

El más reciente escándalo se produce pocas semanas después de que Johnson sobrevivió a una moción de censura dentro de su Partido Conservador luego de recibir una multa policial por violar sus propias reglas de bloqueo de COVID-19 al celebrar fiestas en el número 10 de Downing Street.

En una carta de renuncia, Javid dijo que el primer ministro tuvo la oportunidad de mostrar «humildad, control y nueva dirección» después de sobrevivir a la moción de censura, pero agregó: «Para mí está claro que esta situación no cambiará bajo su liderazgo. ”

Johnson reemplazó inmediatamente a Sunak y Javid con otros miembros de su gabinete, pero varios ministros subalternos hicieron lo mismo y renunciaron a sus cargos.

El líder del Partido Laborista, Keir Starmer, desestimó las renuncias al comienzo de la sesión de preguntas y respuestas y cuestionó la integridad de los ministros.

CON INFORMACION DE VOA