Enter504

Nuestro papel es informarte

Desempleo, inseguridad y corrupción, los principales problemas a atacar para frenar la migración

San Pedro Sula.- Una nueva caravana migrante salió de Honduras el pasado viernes 15 de enero; la primera de 2022, y seguramente no será la última, ya que mientras las altas tasas de desempleo, inseguridad y corrupción persistan en el país, la expulsión de hondureños continuará, y en ese sentido, el reto del nuevo gobierno es crear esas condiciones que le den a los compatriotas motivos para quedarse en su patria.

“Si no se generan oportunidades, especialmente de trabajo permanente, decente y con un buen ingreso, y si no se producen oportunidades especialmente para los jóvenes, tanto laborales como educativas, si no hay un control de la situación de violencia e inseguridad sobre todo en el área urbana, los hondureños y hondureñas continuarán migrando”, explicó el director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales en Honduras, Rolando Sierra.

El académico señaló que en Honduras la migración internacional es relativamente reciente, ya que los hondureños comenzaron a migrar del país a finales del siglo pasado, y una de las consecuencias fue el impacto del huracán Mitch; desde entonces, el número de hondureños viviendo fuera del país ha ido en aumento, pasando de aproximadamente 340,000 en el año 2000 a cerca de un millón entre 2019 y 2020.

“Vemos el incremento, sobre todo a partir de las crisis sociopolíticas que ha vivido el país. Desde el año 2009, cuando se dio el golpe de Estado, se observa que hay un incremento de la población hondureña que está saliendo e intenta llegar a Estados Unidos”, indicó Sierra.

Respecto a la nueva caravana que partió de Honduras con rumbo al norte, la defensora de los derechos de los migrantes, Itsmania Platero, indicó que “es gente que va con hambre, con inseguridad y miedo” y agregó que muchos migrantes han tomado la decisión de irse para México, ya que este país en el mes de noviembre ofreció la oportunidad de empleo y visa humanitaria.

Por otro lado, manifestó sus expectativas con el gobierno de Xiomara Castro tomando en cuenta que su familia vivió el exilio y el retorno a Honduras por terceros. “Estaríamos esperando que la nueva familia presidencial tenga mucha empatía, ya que ellos sufrieron precisamente el exilio, conocieron qué es estar sin patria y retornar a Honduras a través de un intermediario”, señaló.

En ese sentido, Platero espera que los funcionarios que nombren para Cancillería y consulados sean personas comprometidas con la población migrante, “que se vean resultados muy claros, no solamente enfrentando los temas de traer difuntos, sino también que sean buenos negociadores para que la política migratoria preventiva sea efectiva para los hondureños y no represiva”, expresó.

Acciones del nuevo gobierno

Por su parte, Xiomara Castro, quien asumirá la presidencia de Honduras el próximo 27 de enero, en su plan de gobierno propone una política migratoria humanista orientada a contrarrestar las migraciones forzadas, garantizando el derecho de las personas de vivir y retornar a un país seguro, donde existan condiciones de dignidad y libertad.

Asimismo, plantea nuevas oportunidades de empleo, para esto contempla la generación de empleo masivo e inclusivo para jóvenes y otros sectores en desventaja, un modelo de estimulación económica para la microempresa de los sectores sociales que garantizará acceso a empleos dignos y sostenibles y garantía de seguridad jurídica en condiciones sociopolíticas estables que generará confianza, inversión privada y crecimiento económico a largo plazo.

Otra propuesta de la nueva presidenta es trabajar con la comunidad hondureña en el departamento 19, para implementar medidas específicas de protección al migrante y a sus redes. “Una de las preocupaciones públicas de la política de EE UU hacia Centroamérica es la migración, por lo cual daré prioridad en mi relación con la administración del presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris, en los derechos de los emigrantes”, asegura Castro.

Al mismo tiempo, propone implementar medidas al sistema financiero, a través de la Comisión Nacional de Banca y Seguros (CNBS), para que toda la población, especialmente la migrante hondureña, sin importar su estatus migratorio, pueda acceder a seguros de vida, créditos sociales de vivienda, fondos de pensiones y otros beneficios.

“Se garantizarán esos beneficios y facilidades a la población hondureña en el extranjero que desee regresar al país y poseer medios de vida sustentables como una vivienda y crédito. La CNBS no podrá seguir calificando a las personas como de alto riesgo por su participación política, ni podrá ordenar el desalojo de viviendas a personas que han perdido empleo o tengan problemas por su condición de pobreza”, agrega.

Propuestas para los primeros 100 días

Luego de que se confirmara el triunfo de la Xiomara Castro como la primera mujer presidenta de Honduras, no hubo tiempo para el merecido descanso que amerita el cierre de una campaña electoral, por el contrario, su equipo de trabajo inició una ardua jornada a través de comisiones de transición para que en conjunto con los diferentes sectores de la población fortalezcan el plan de gobierno de Castro y definan las acciones que se llevarán a cabo en los primeros 100 días de gobierno.

En ese sentido, y como parte de las distintas mesas de trabajo, se conformó la Mesa de Migración, que en su primer encuentro, llevado a cabo a inicios del mes de enero, reunió a representantes de diferentes organizaciones de Honduras, agrupaciones de hondureños en el exterior, así como personas e instituciones que trabajan en atención a migrantes hondureños dentro o fuera del país, para escuchar y conocer sus propuestas.

Con la finalidad de que todos estos sectores participaran, la reunión se llevó a cabo tanto de manera presencial como a través de Zoom, y una de las demandas para los primeros 100 días de gobierno es crear la Secretaría de Estado en el Despacho de Atención Integral al Migrante como una fiscalía para atender las denuncias de migrantes y sus familiares dentro y fuera del país.

Ante la ausencia de una comisión que trabaje en favor de los migrantes, la mesa plantea solicitar al Congreso Nacional la creación de una comisión permanente que aborde la situación migratoria, así como reformas legislativas sobre movilidad humana.

Una política integral migratoria que establezca un sistema de coordinación interinstitucional por parte del Estado para promover una efectiva gestión de la realidad migratoria, consecuente con las necesidades de desarrollo integral de la nación, la seguridad nacional y el respeto a los derechos humanos es otra de las propuestas para los primeros 100 días de gobierno.

Asimismo, plantean la necesidad de reformar algunas normativas, entre ellas la Ley de Protección de los hondureños migrantes y sus familiares y Ley de Migración y Extranjería con la finalidad de armonizarla con los estándares internacionales en derechos humanos y migración.

También solicitan duplicar el presupuesto del Fondo de Solidaridad con el Migrante Hondureño, de 5 a 10 millones de dólares anuales, aprobar la ley de atención y protección de las personas desplazadas de manera forzada y solicitar al gobierno de los Estados Unidos la ampliación o renovación de varios programas, entre ellos el Programa de Menores de Centroamérica (CAM) y el Estatutos de Protección Temporal (TPS).

CON INFORMACION DE PRESENCIA UNIVERSITARIA