Enter504

Nuestro papel es informarte

CPH se pronuncia ante el asesinato del periodista Luis Almendares

Tegucigalpa. La noticia del asesinato del comunicador Luis Almendares, ayer, en Comayagua, mientras transmitía en directo vía Facebook, sacudió el escenario mediático nacional. «Dios mío, ayúdenme; me acaban de disparar», se escucha en la grabación de Almendares que, ahora, ha quedado petrificada como consigna de justicia que este gremio durante décadas ha exigido.

Las desoladoras imágenes no son inusuales en Honduras; un país inmerso en la desigualdad, corrupción e inseguridad. El crimen alcanza incluso a aquellos que se encargan de develar el acontecer noticioso nacional. «Asesinato» y «periodista» ya son términos convergentes en el país. El escollo más representativo figura en la impunidad de los casos. Se desconoce, casi en un 100%, los motivos de los atentados contra los profesionales de las comunicaciones.

Tampoco los periodistas y comunicadores sociales de Honduras encuentran cobijo en sus órganos de representación, como el Colegio de Periodistas de Honduras y otros entes defensores de la libertad de prensa y expresión. Hoy, este colegio gremial (Colegio de Periodistas de Honduras) ha publicado un comunicado alusivo a los acontecimientos del asesinato de Almendares (35).

Entre 2001 y 2020, 87 trabajadores de la prensa (entre reporteros, presentadores, locutores, etc.) han sido asesinados de distintas formas en Honduras. Incluso, algunos de ellos permanecen en condición de desaparecidos.

Al mismo tiempo, el CPH, presidido por Dagoberto Rodríguez, manifestó su preocupación por otro acontecimiento de atropello a la prensa nacional: ayer, en La Ceiba, Atlántida, los comunicadores Fernando Lanza y Wilmer Montoya fueron agredidos por oficiales de la Policía Nacional cuando buscaban declaraciones en una jefatura de la institución en aquella ciudad.

También, en el comunicado, se menciona a Thelma Mejía, periodista que en la actualidad se desempeña en Televicentro y cuya trayectoria discurre en medios escritos nacionales e internacionales. Mejía ha recibido constantes amenazas de muerte y otro tipo de ataques. El CPH exhorta a las autoridades judiciales e investigativas a reaccionar ante estos hechos antes de que las oscuras cifras aumenten.

A continuación, el comunicado intacto y completo del CPH: