Enter504

Nuestro papel es informarte

Congreso de El Salvador aprueba cárcel para medios que reproduzcan mensajes alusivos a pandillas

Congreso de El Salvador aprueba cárcel para medios que reproduzcan mensajes alusivos a pandillas

La medida alcanza a cualquiera que divulgue textos, imágenes o cualquier otra forma de expresión visual que haga alusión a pandillas. Los periodistas temen cárcel ante las reformas.

Con los votos de 63 diputados, de 84 que tiene el Congreso de El Salvador, los legisladores aprobaron castigar con hasta 15 años de cárcel a quienes elaboren o reproduzcan “mensajes, denominaciones o propaganda alusiva a pandillas” en el país centroamericano.

La nueva medida propuesta por el presidente Nayib Bukele y el Ministerio de Seguridad abarca a medios de comunicación que publiquen textos, imágenes, grafitis o cualquier otra forma de expresión visual relacionada a las pandillas.

“Queda prohibido a los medios de comunicación radial, televisivo, escrito o digitales la reproducción y transmisión a la población en general de mensajes o comunicados originados o presuntamente originados por grupos delincuenciales que pudieran generar zozobra y pánico en la población”, reza la reforma a la Ley de proscripción de maras, pandillas, agrupaciones, asociaciones y organizaciones de naturaleza criminal.

La aprobación se da luego que entre el 25 y el 27 de marzo, las pandillas asesinaron a 87 personas en El Salvador, superando el promedio de 2,8 homicidios diarios que había mantenido el país desde hace meses.

De inmediato, el Gobierno promovió una serie de reformas al Código Penal que endurecieron las penas a miembros y colaboradores de pandillas mayores de 12 años, así como la aprobación de un régimen de excepción que ha dejado 6.300 personas detenidas hasta el 5 de abril.

“Los medios de comunicación nos han llenado con basura visual (alusiva a pandillas). No podemos normalizar este problema”, justificó el diputado del partido oficialista, Caleb Navarro en la sesión plenaria.

El diputado de derecha René Portillo Cuadra se mostró a favor de la penalización de las conductas violentas, pero no a favor de sancionar los medios de comunicación.

“Si este artículo hubiese estado vigente cuando se dieron los asesinatos de más de 80 ciudadanos, los medios de comunicación no hubieran podido informar esa masacre a la que fue sometida a nuestro país en 72 horas. Esa es la importancia de que el pueblo salvadoreño conozca el derecho a la verdad y la libertad de prensa”, agregó.

Al menos cinco legisladores del oficialista Nuevas Ideas dijeron que no se ha limitado la libertad de expresión o la libertad de prensa con la reforma.

“No se les dice a los medios de prensa ‘usted ya no va a poder transmitir noticias’ pero sí se les está diciendo a los pandilleros que ellos no pueden utilizar las tecnologías para mandar audios ni para mandar cadenas o imágenes queriendo generar zozobra en el pueblo salvadoreño”, explicó la diputada Marcela Pineda.

No obstante, la reforma añade otro inciso:

“El que elaborare, participare en su elaboración, facilitare o fabricare, textos, pinturas, diseños, dibujos, grafitis o cualquier forma de expresión visual en bienes inmuebles de uso público o privado, que explícita o implícitamente transmitan mensajes, señales, denominaciones, propagandas, o cualquier tipo de manifestación escrita que haga alusión a las diferentes agrupaciones, o asociaciones criminales terroristas de maras o pandillas, y en especial las que tengan como finalidad aludir a control territorial de dichos grupos o a transmitir amenazas a la población en general, será sancionado con pena de prisión de diez a quince años”.

Gobierno justifica medida

El Ejecutivo, encabezado por Bukele, justificó la reforma comparando a El Salvador con la Alemania después de Hitler.

En un tuit, el mandatario salvadoreño dijo: “Cuando los alemanes querían erradicar el nazismo, prohibieron por ley toda la simbología Nazi, así como los mensajes, apologías y todo lo que fuera dirigido a promocionar el nazismo”.

El gobierno salvadoreño mantiene en emergencia las cárceles del país, donde, por orden de Bukele, más de 20.000 pandilleros permanecen en sus celdas sin permiso de salir a las áreas recreativas de los penales. Les decomisaron las colchonetas para dormir y les han racionado la comida a solo dos al día.

También, a iniciativa de Bukele, el Congreso aprobó un estado de excepción, que limita la libertad de asociación, suspende el derecho de una persona a ser debidamente informada de sus derechos y razones de su arresto, así como a la asistencia de un abogado.

Además, amplía de 72 horas a 15 días el plazo de detención administrativa y permite a las autoridades intervenir la correspondencia y celulares de quienes consideren sospechosos.

Periodistas se sienten amenazados

Cuando la cifra de los homicidios disminuyó desde mediados de 2019, medios de comunicación salvadoreños como el periódico digital El Faro y Revista Factum atribuyeron la reducción de la violencia homicida a una tregua entre el gobierno y las maras, algo que las autoridades han negado.

El periodista Jorge Beltrán Luna, quien cubre al área de Sucesos y Policiales en el impreso El Diario de Hoy, considera grave esta reforma.

“Implica que no se va a poder publicar una foto que muestre el control que las pandillas tienen en las comunidades. Además de violar el derecho a la información tanto del periodista de informar como de la población a recibir la información”, dijo Beltrán Luna a la Voz de América.

La Asociación de Periodistas de El Salvador (APES) también expresó su preocupación por la reforma y dijo en un comunicado que “prohibirán al periodismo reportar la realidad que viven miles de personas que habitan en comunidades controladas por pandillas”.

Con información de VOA.