Enter504

Nuestro papel es informarte

Cineasta Hispano Durón expone sobre propiedad y adaptaciones de obras literarias al cine

En el marco del VIII aniversario de la Librería Universitaria “José Trinidad Reyes” y la celebración del Día del Idioma se realizó un conversatorio con el cineasta hondureño Hispano Durón.

 Durón es un referente del cine nacional, quien ha llevado a la pantalla grande obras como “Anita la Cazadora de Insectos”, primera película de ficción filmada en Honduras y la historia de Francisco Morazán, entre otras.

Su amor por el cine le ha llevado a hacer adaptaciones de obras literarias que han significado un reto; explicó que “Para hacer una versión de una obra publicada o no publicada debe hacerse en el marco de lo legal que se hace respetando los derechos de autor” dijo Durón.

A lo que también comento que usualmente las obras literarias se encuentran registradas y tienen derecho de propiedad intelectual, es decir que antes de convertir cualquier libro en una película deben obtenerse todos los permisos necesarios para no incurrir en delito, sin embargo, hay ciertas obras que con el paso del tiempo se vuelven de dominio público como “El Quijote de la Mancha” entre otras.

Hacer una película que se encuentra pensada en un libro requiere de un proceso de adaptación, no solamente por un orden estético, sino que las películas no poseen una forma imaginativa del lector que se encuentra basada en la descripción del escritor como es el caso de los sonidos o escenarios.

El cineasta explicó también que existen películas que han sido tan exitosas en la pantalla grande que las han convertido en versiones novelizadas y así mismo en el sentido contrario obras literarias como las de Gabriel García Márquez,  Julio Cortázar, entre otros y Vargas Llosa quien se ha involucrado en el proceso mismo de adaptación de sus obras para el cine.

Cabe destacar que en Centroamérica existen adaptaciones relevantes como la gran producción de la película “El amor y otros demonios” basada en el libro de García Márquez y llevada a la pantalla por Hilda Hidalgo de Costa Rica quien no solamente filmó en varias ocasiones en el exterior, sino que logró adaptar su guion a una época ambientada en el siglo XVIII.

“En la película Morazán hicimos nuestras investigaciones y tomamos varios libros de historia y versiones diferentes para hacer un guion que fuera el que más nos conviniese, cuando unos historiadores decían una cosa y otros otra, al final quedamos con la versión que más se adaptaba a la idea de la película” comentó Durón.

El cineasta apuntó el cuidado a tener con los plagios, conseguir todos los derechos de los autores, música o frases que se dicen en la película, dependiendo cual sea el caso y si se hace en forma de homenaje brindar los créditos a quien pertenecen.

Recomendó a todos los jóvenes que se inician en el cine leer libros como Story de Robert McKee, el cual sirve como guía para realización de la adaptación de las historias en el cine, como una de las obras favoritas del cineasta que fue la adaptación de Perfume que en muchas ocasiones las películas a veces ayudan a las obras literarias o viceversa y generan mayor número de ventas.

Finalmente incitó a las personas que quieren hacer cine que lean el libro de “Cine Hondureño, Arte, identidad y política” editado por la Editorial Universitaria y escrito por David  Inczauskis, estadounidense quien vino a Honduras a explorar y analizar las películas hondureñas brindando de esta manera un aporte a la cultura ya que en su análisis deja ver las necesidades y realidades de las obras que se han desarrollado en el cine hondureño a través de los años y que pronto estará a la venta en la librería universitaria.

CON INFORMACION DE PRESENCIA UNIVERSITARIA