Enter504

Nuestro papel es informarte

La presidenta de la Cámara de Representante de EE.UU., Nancy Pelosi. EFE/EPA/SHAWN THEW/Pool

China y EEUU se enzarzan a cuenta del posible viaje de Pelosi a Taiwán

Pekín, (EFE).- Representantes chinos tanto militares como civiles volvieron a advertir a Estados Unidos por el posible viaje de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi, a Taiwán, todo ello antes de una anunciada charla del presidente chino, Xi Jinping, con su homólogo estadounidense, Joe Biden.

El portavoz del Ministerio de Defensa de China Tan Kefei avisó este martes a Estados Unidos de que el Ejército chino «no se quedará de brazos cruzados» si se produce la visita y pidió que el país norteamericano respete «su promesa de que no apoyará la independencia de Taiwán».

Por su parte, el portavoz de la Cancillería china Zhao Lijian previno hoy que «si Estados Unidos insiste y desafía las posiciones básicas de China», el país asiático «responderá con firmeza».

ADVERTENCIAS DESDE PEKÍN

Desde que medios estadounidenses avanzaran la posibilidad del viaje de Pelosi, las autoridades chinas han alertado sobre potenciales consecuencias de la visita. Si la funcionaria demócrata, de 82 años, finalmente acude a la isla, se podría producir «una mayor escalada de las tensiones en el estrecho de Taiwán», avisó el Ministerio de Defensa chino.

Asimismo, la Cancillería china declaró que la nación norteamericana tendrá que «asumir todas las consecuencias que surjan» del viaje.No es la primera vez que Pelosi planea un viaje a Taiwán: su visita a la isla el pasado abril tuvo que ser cancelada después de dar positivo por coronavirus.

«Los planes de Pelosi aumentan los riesgos de conflicto militar entre China y Estados Unidos», aseguró el experto en fuerzas navales Li Jie, citado por el diario hongkonés South China Morning Post, y añadió: «Estados Unidos podría enviar varios portaaviones para escoltar a Pelosi, pero en la actualidad China ya cuenta con dos portaaviones, sería demasiado arriesgado para ambos desplegar estas naves».

Entre las posibles medidas que Pekín podría tomar, el profesor de la Universidad de Ciencias Políticas y de Derecho de Shanghái Ni Lexiong, también citado por el rotativo hongkonés, mencionó: «El Ejército chino podría anunciar una zona de exclusión aérea cerca del estrecho de Taiwán» o «atacar las islas Pratas», un pequeño archipiélago controlado por Taipéi a 400 kilómetros de Taiwán.

De momento, ni Nancy Pelosi ni su equipo han confirmado el viaje, que sucedería en agosto y del cual el Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwán «no ha recibido ninguna información», declaró recientemente su portavoz Joanne Ou.

UN AÑO DE TENSIONES A CUENTA DE TAIWÁN

Si se produjese el viaje de Pelosi, sería la primera visita de un presidente de la Cámara de Representante de EE. UU. a Taiwán desde 1997, cuando el republicano Newt Gingrich visitó la isla.

Taiwán, con quien el país norteamericano no mantiene relaciones oficiales, es uno de los mayores motivos de conflicto entre China y Estados Unidos, debido sobre todo a que Washington es el principal suministrador de armas de Taiwán y sería su mayor aliado militar en caso de conflicto bélico con el gigante asiático.

Las tensiones han aumentado en el estrecho de Taiwán en el último año, durante el cual creció el número de incursiones de aviones chinos en la autodefinida zona de identificación aérea (ADIZ) de Taiwán y porque la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, admitió que Estados Unidos cuenta con presencia militar en la isla, algo que Pekín describió como «una provocación».

El paso de destructores estadounidenses por el estrecho de Taiwán en los últimos meses también ha sido condenado repetidas veces por Pekín. Asimismo, Taiwán ha recibido la visita de algunos congresistas estadounidenses en los últimos meses.

China reclama la soberanía de la isla y considera a Taiwán una provincia rebelde desde que los nacionalistas del Kuomintang se replegaron allí en 1949, tras perder la guerra civil contra los comunistas.

POSIBLE REUNIÓN ENTRE XI Y BIDEN

En los próximos días, podría celebrarse una reunión por videoconferencia entre los líderes de ambas potencias, Xi Jinping y Joe Biden, que tendría como uno de sus temas principales las tensiones en el estrecho de Taiwán, además de la guerra en Ucrania y la competición en materia económica entre ambos países, según representantes de la Administración estadounidense.

La charla, que se celebrará esta semana según Biden y este jueves según medios estadounidenses, todavía no ha sido confirmada por China.

Sería la primera vez que ambos mandatarios se reuniesen desde la última vez que lo hicieron, en marzo de este año, y también la primera desde la cumbre de la OTAN celebrada recientemente en Madrid, en la cual la organización describió a China como «un desafío».

Además, la OTAN aseguró que «la asociación estratégica entre Rusia y China y sus intentos de socavar las reglas que cimentan el orden internacional van contra nuestros valores e intereses», tras unos meses en los que China ha mantenido su postura ambigua con respecto a la guerra en Ucrania, durante la cual ha pedido respeto para «la integridad territorial de todos los países», incluido Ucrania, y atención para las «legítimas preocupaciones de todos los países», en referencia a Rusia.

Este mes, el líder negociador comercial chino y uno de los vice primeros ministros del país, Liu He, y la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, mantuvieron un encuentro «constructivo», en el que trataron la situación macroeconómica mundial en el marco de la guerra comercial que mantienen ambos países desde 2018, otro de los motivos de tensión entre las dos potencias. EFE

CON INFORMACIÓN DE EFE