4 de diciembre de 2023

ENTER 504

Nuestro papel es informarte

Campesinos llegan con palmas a iglesias hondureñas previo a Domingo de Ramos

2 min read

AME7571. TEGUCIGALPA (HONDURAS), 31/03/2023.- Una mujer campesina vende hoy ramos de palma para las actividades de Semana Santa, en el atrio de la catedral metropolitana en Tegucigalpa (Honduras). Las actividades de la Semana Santa en Honduras iniciaron este viernes con la llegada de decenas de campesinos a templos católicos de varias ciudades cargados con ramos de palma alusivos al Domingo de Ramos. EFE/ Gustavo Amador

Tegucigalpa- Las actividades de la Semana Santa en Honduras iniciaron este viernes con la llegada de decenas de campesinos a templos católicos de varias ciudades cargados con ramos de palma alusivos al Domingo de Ramos.

En Tegucigalpa, la capital de Honduras, la mayor concentración de campesinos con los ramos, que son elaborados por ellos mismos en las afueras de los templos, se registra en el atrio de la catedral metropolitana.

Desde temprano los fieles católicos han comenzado a comprar un ramo o una cruz que son bendecidas durante la misa del Domingo de Ramos.

«Van mal las ventas, pero tenemos la fe de que vamos a vender» todos los ramos, dijo a EFE María Rubio, una campesina que dijo que era procedente del municipio de Sabanagrande, al sur del departamento central de Francisco Morazán.

Agregó que la acompañan sus cuatro hijas, tres nietos y su esposo, Escandinavo Flores, y que tienen previsto pernoctar en las afueras de la catedral «hasta el domingo», cuando regresarán a su comunidad.

El costo de los ramos y otras figuras como cruces elaborados con una palma conocida como «coyol» varía según su tamaño, aunque el precio más bajo puede ser de 10 lempiras (41 centavos de dólar).

Rubio indicó que la pobreza en la que viven en su comunidad los obliga a viajar todos los años a Tegucigalpa a vender sus ramos y cruces de palma.

CAMPESINOS CLAMAN AYUDA

«No hay nada, no hay ayuda, nos engañaron que nos iban a dar un bono», subrayó la campesina de 66 años.

La mujer pidió a la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, que les ayude con comida y agua durante su estancia en Tegucigalpa.

Esta actividad de los labriegos es una vieja tradición en el país centroamericano, de 9,7 millones de habitantes.

Otro vendedor, Terencio Godoy, originario del municipio de Alubaren, también al sur de Francisco Morazán, comentó a EFE que hace 15 años que viene a la catedral, acompañado de su hija, a vender ramos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CON INFORMACIÓN EFE