Enter504

Nuestro papel es informarte

Antropóloga presenta investigación sobre la nueva era de deportación en Honduras

La investigadora asociada posdoctoral del Programa de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Princeton, Amelia Frank-Vitale, desarrolló el conversatorio “Mañana me mandan, mañana me vengo: la nueva era de la deportación y la migración hondureña”, a través del cual compartió su investigación enfocada en lo que denomina el nuevo régimen de deportación.

La doctora en Antropología indicó que desde 2015, más personas centroamericanas son deportadas de México que de Estados Unidos, volviéndose cada vez más común detener y deportar a los migrantes antes de llegar a su país de destino, lo que argumenta, se debe a la externalización de la frontera de Estados Unidos.

“Debido a la externalización de la frontera de Estados Unidos, ya ha cambiado el régimen de la deportación en la región, y ahora estamos viendo una situación muy distinta y Honduras es un caso ejemplar que nos permite ver cómo está cambiando eso en las Américas”, explicó Frank-Vitale.

Amplió que la literatura habla de la deportación, especialmente desde Estados Unidos, como una forma de exilio, enfocándose más que todo en las personas que vivían en los Estados Unidos por muchos años y que fueron deportadas, situación que ha cambiado, pues ahora en cuestión de días son retornados al país del que salieron prácticamente huyendo.

Además de la externalización de la frontera norteamericana, la presión de  Estados Unidos hacia México, Guatemala y Honduras para militarizar e incrementar sus políticas migratorias, también es otro factor que ha influido para retener a las personas y deportarlas desde México, sin que estas tengan la oportunidad de crear una vida y sentirse parte de otro país.

“Estamos hablando de una población que está viviendo una vida en circulación; son múltiples deportaciones, migraciones y desplazamientos forzados, y la pregunta que hago es, ¿qué implica eso?, es decir, ¿qué significa para una generación que está viviendo de esa forma?”, cuestionó la académica.

Para la doctora, la migración no es el problema, sino una consecuencia de problemas más profundos que conlleva el hecho de no tener  acceso a una vida digna, lo que obliga a repensar el trabajo del Estado y de las Organizaciones no Gubernamentales.

“Muchas de las intervenciones están basadas en una idea de reinserción o reintegración social, pero yo creo que el problema es que no existe una reinserción a nivel de la sociedad desde antes de que la persona decida migrar, entonces hay que empezar desde ahí para crear una situación diferente que no sean soluciones a corto plazo”, sostiene.

Sobre la investigadora            

Amelia Frank-Vitale es antropóloga cultural enfocada en la migración y violencia centroamericana, quien después de años en México estudiando la migración en tránsito, su proyecto actual se enfoca en San Pedro Sula, Honduras.

“Llevo muchos años trabajando la migración centroamericana con un enfoque especial en lo que pasa con los jóvenes cuando retornan deportados a Honduras”, comentó.

Usando etnografía y fotografía participativa, Frank-Vitale documenta cómo los deportados reconfiguran sus vidas y reimaginan su futuro después de ser enviados de vuelta a algunos de los barrios más peligrosos del mundo. Para conocer más sobre la investigadora y su trabajo pueden ingresar a https://www.ameliafrankvitale.com

CON INFORMACION DE PRESENCIA UNIVERSITARIA