Enter504

Nuestro papel es informarte

El técnico del Real Madrid, Carlo Ancelotti, junto a los jugadores del equipo blanco, en una foto de la pasada temporada tras ganar la Liga de Campeones y la Liga. EFE/Victor Lerena

Ancelotti, Xavi, Simeone… la gran batalla de los banquillos españoles

Madrid, (EFE).- LaLiga Santander 2022/23 promete mucho espectáculo sobre el césped, pero también en los banquillos. Carlo Ancelotti, Xavi Hernández y Diego Pablo Simeone, aunque no son los únicos, afrontarán múltiples desafíos y batallas que, por distintos motivos, exigirán el máximo de los técnicos, entre los que también destaca el estreno en España de Gennaro Gattuso con el Valencia, el regreso de Ernesto Valverde a Bilbao o el retorno de Diego Martínez (Espanyol), Rubi (Almería), Pacheta (Valladolid) o Míchel (Girona) a Primera.

En el caso de Ancelotti, el entrenador del Real Madrid y vigente campeón de Liga, los retos están más que claros. Colectivamente, conservar el hambre por ganar títulos no será sencillo, con una plantilla saciada tras la pasada campaña, en la que consiguieron Liga de Campeones, Liga y Supercopa de España.

Para ello, tendrá que seguir confiando y apostando por el liderazgo de la experiencia de los veteranos, renacidos y mejorados desde su llegada el año pasado, y por la energía de los más jóvenes, con Vinicius Jr. a la cabeza, y los nuevos fichajes, ansiosos por obtener títulos con la zamarra blanca.

Además, a nivel individual, ‘Carletto’ deberá intentar no caer en la autocomplacencia que ofrece el éxito para encontrar la motivación que le impulse a superarse personalmente, logrando por primera vez en su trayectoria repetir un título de Liga (ha ganado las cinco grandes ligas europeas, pero todas en una sola ocasión), o bien ampliando su leyenda en Liga de Campeones, donde ya es el entrenador con más trofeos (4) y más finales (5).

Uno de sus principales rivales será el FC Barcelona, con Xavi Hernández dirigiendo a la plantilla blaugrana en su primera temporada completa. Sus inicios en el banquillo del Camp Nou fueron tan abruptos como la salida de su predecesor, Ronald Koeman, y el impacto de su llegada no fue suficiente para pelear por títulos, aunque mejoró la imagen general del equipo y revitalizó la moral del vestuario y la afición.

El de Terrassa ahora sí ha podido contar con una pretemporada completa para preparar a sus pupilos para todo lo que viene, quizá el curso más importante en la historia reciente del Barça si tenemos en cuenta su situación financiera, la enorme inversión realizada y los recientes fracasos en Liga y en Europa, aunque la campaña estará cargada también de expectativas y ganas de revancha.

Xavi, siendo un hombre de la casa, criado y educado en La Masía, tiene ante sí una empresa encomiable, la de devolver al Barcelona a la cumbre del fútbol español y mundial, y la ingente cantidad de refuerzos, a priori de calidad, que ha recibido este verano le coloca en una tesitura complicada, que le ofrece todas las herramientas para armar un equipo altamente competitivo, pero le deja sin excusas (a él y la directiva del club) frente al fracaso.

Otro entrenador con ganas, que no necesidad, de reivindicarse tras la pasada campaña es Diego Pablo Simeone, que cumplirá a finales de 2022 su undécimo aniversario como inquilino del banquillo del Metropolitano, cuya parroquia le idolatra como una de sus más apreciadas leyendas.

Convertido prácticamente en parte del escudo atlético, el ‘Cholo’ buscará ampliar un palmarés que ya le sitúa, con ocho títulos, como el entrenador más laureado de la historia rojiblanca, mientras mantiene y refuerza la competitividad y la esencia de los valores del Atlético de Madrid y su vigencia como uno de los grandes clubes de España y de Europa.

Sin embargo, su gran asignatura pendiente, y por tanto su mayor reto, se encuentra fuera de las fronteras españolas, en la Liga de Campeones, aunque no quitará ojo a una Liga de la que fue campeón en 2014, y más recientemente, en 2021.

Ser campeón de Liga justamente es lo que persigue el Sevilla desde hace unos años, en los que, de la mano de Julen Lopetegui, peleó hasta el final. Aunque siempre con un bajón en su rendimiento, crítico para condenar al equipo a la cuarta plaza. Buscará regularidad y consistencia, especialmente en el apartado de la preparación física, únicos ingredientes restantes para alcanzar cotas de éxito más altas.

Mientras, sus vecinos del Real Betis darán comienzo a la campaña con Manuel Pellegrini en la sala de máquinas del equipo, en su segunda temporada como verdiblanco, tras haber devuelto un título nacional como la Copa del Rey al Benito Villamarín 17 años después, mientras peleaba hasta el final su clasificación para Liga de Campeones. Tiene entre manos la nada desdeñable tarea de desbancar a su eterno rival de las plazas que otorgan acceso a la Liga de Campeones, territorio casi desconocido para los béticos, que solamente participaron en la temporada 2005-06.

Otro equipo que suspira por regresar a la máxima competición continental es la Real Sociedad, cuyo proyecto seguirá creciendo de la mano de su técnico, Imanol Alguacil, criado y formado en las instalaciones de Zubieta, lo que le sigue capacitando como el mejor candidato para ocupar el banquillo txuriurdín, tras haber dado la alternativa a más canteranos que ningún otro equipo o entrenador en los últimos años.

El gran desafío de Imanol esta temporada será mejorar la regularidad de un equipo cuyo fútbol es tan brillante como intermitente, lo que les ha impedido dar otro paso que les sitúe en la élite absoluta, para pelear incluso la Liga como ocurrió en los primeros compases de la temporada pasada, y que les haga soñar con un nuevo título, tras la Copa del Rey conseguida en 2020.

Cerrando el cupo europeo del pasado campeonato, Unai Emery seguirá al frente de un Villarreal con el que hizo historia en la Liga Europa, primero, y en la Liga de Campeones después, reubicando de nuevo al ‘submarino amarillo’ de forma notoria en el panorama futbolístico nacional y europeo. Mientras, en Liga su objetivo será seguir creciendo para confirmar las sensaciones de los últimos cursos, con una plantilla repleta como cada verano de cambios en su composición, para terminar de asentar las bases de su proyecto y acceder de forma directa a Liga de Campeones.

Fuera de competiciones europeas, el primer equipo de la lista es el Athletic Club, que estrenará nuevo inquilino en su banquillo, tras la marcha de Marcelino, y el inicio de la tercera etapa de Ernesto Valverde. Su regreso ha tenido como epicentro las elecciones a la presidencia del club, en las que ganó Jon Uriarte. Tras entrenar al Barça y un parón de dos años, vuelve a casa con la exigencia de mantener intacta la filosofía tan particular del club vasco, y la necesidad adyacente de revolucionar el equipo y dar un paso al frente que devuelva a los ‘leones’ a competiciones europeas.

Otro equipo que estrena entrenador, por tercer verano consecutivo, es el Valencia de Peter Lim, que descartó la continuidad de José Bordalás apenas una temporada después de su llegada para apostar por un desconocido de la Liga española, con más renombre internacional por su carrera como futbolista: Genaro Gattuso. El italiano llega a España acompañado por los clásicos tópicos asociados a su persona y su personaje, con un bagaje como preparador que ofrece tanto luces (campeón de Coppa en Italia con el Nápoles) como sombras (dejó el Fiorentina sin dirigir un solo partido por desavenencias con la dirección deportiva).

En el Osasuna, el objetivo deportivo es claro, aunque habrá competencia para lograrlo: conservar la categoría. Todo lo positivo que venga después será bienvenido con Joseba Arrasate, que deberá mantener intacto el sello de identidad de su equipo, la garra y la intensidad, y volver a convertir un año más al estadio de El Sadar en un fortín inexpugnable para los rivales.

Otro entrenador que seguirá ocupando el mismo banquillo es el argentino Eduardo Coudet, que cumplirá en noviembre dos años dirigiendo al Celta de Vigo, Intentará una temporada más sacar a su equipo de la zona intrascendente de la tabla para revivir épocas pasadas con el club en Europa.

Cotizado por media España este verano, el entrenador revelación de la pasada temporada, Andoni Iraola, decidió sin embargo seguir dirigiendo al equipo revelación de la Liga el año pasado, el Rayo Vallecano, cuyo objetivo más asequible dentro de la dificultad será salvar la categoría un año más, tras hacerlo con solvencia en la 21/22. Mientras, el Espanyol estrena técnico tras decir adiós a Vicente Moreno, apostando por Diego Martínez, que no dirigió a ningún equipo el año pasado ante la falta de proyectos atractivos.

Francisco Rodríguez también continuará al frente del Elche, después de una temporada en la que sustituyó a Fran Escribá y que terminó con la salvación. El Getafe da continuidad a Quique Sánchez Flores tras su llegada en octubre de 2021 porde Míchel González, para premiar su buen hacer por sacar al equipo del farolillo rojo hasta salvarlo, hazaña que buscará repetir este curso.

Fórmula que sigue en su banquillo el Mallorca, que prescindió de Luís García Plaza a falta de nueve jornadaspara el final, para darle los mandos al “Vasco” Javier Aguirre, que logró la permanencia tras coger al equipo antepenúltimo. De la misma forma, el Cádiz mantiene la confianza en Sergio González, el técnico que recogió al equipo en enero tras la marcha de Álvaro Cervera, y sumó 25 puntos en 17 partidos, incluyendo la primera victoria de los gaditanos en el Camp Nou, para salvar al Cádiz.

Ya entre los recién ascendidos, el UD Almería, campeón de la Segunda División, mantendrá a Rubi como líder de su proyecto en su regreso a la máxima categoría del fútbol español siete años después. El Real Valladolid de Ronaldo Nazario se seguirá encomendando a José Rojo Martín “Pacheta” y el Girona da el salto con el sello inconfundible de Miguel Ángel Sánchez Muñoz “Míchel”, con una espina por sacarse en Primera División. EFE

CON INFORMACIÓN DE EFE