Enter504

Nuestro papel es Informarte.

En nuestro frutero, cuantos más colores, mejor. Alegran la vista y el estómago. Foto: IMEO

¡Comer mejor y más sano sin esfuerzo!

A veces nuestras conductas relacionadas con la alimentación se asemejan a las de los legendarios cadáveres reanimados o cuerpos sin alma, que se han vuelto tan populares en las series y películas, desplazándose y actuando llevados por fuerzas ajenas a la razón, según la nutricionista Marta Verona (www.facebook.com/MartaMChef6).

En el caso de la alimentación, esas “fuerzas irracionales” nos hacen caminar como zombis, sin pensar, hacia la publicidad engañosa, aquella que induce a error al consumidor; los bulos, (noticias falsas; los mitos de la alimentación, creencias sin base científica; y las ‘dietas milagro`, que prometen una pérdida de peso masiva sin esfuerzo.

Marta Verona (Madrid, 1995) es nutricionista, cocinera, docente e investigadora en Nutrición Culinaria en la Universidad Complutense de Madrid y protagoniza sus propios espacios sobre nutrición y comida saludable en la radio y televisión públicas.

Imagen de Marta Verona. Foto cedida por la autora.

Tras proclamarse ganadora en España de la sexta edición (2018) de “MasterChef”, programa televisivo gastronómico que elige el mejor cocinero amateur, se ha convertido en una de las nutricionistas y cocineras creativas más populares y con más repercusión mediática.

Señala que “todos hemos sido zombis con la comida alguna vez. Nos adentramos en el supermercado, que parece un campo de batalla para los que queremos comer saludable”. “Allí, decenas de mensajes bombardean nuestro cerebro: 0%, sin azúcares añadidos; estilo artesano, natural, light; 2 x 1, ¡OFERTA!; 2ª unidad a mitad de precio..”, apunta.

Explica que “los colores llamativos nos acercan a la sección de galletas y bollería industrial, nos llama la atención una silueta ‘fit’ (físico entrenado y atractivo) en el paquete de cereales, y además descubrimos que ¡han sacado unas patatas fritas con sabor a huevo!”.

“Es entonces cuando el espíritu de la serie ‘The Walking Dead’ se apodera de nosotros y el cerebro se nos hace papilla, triturado asimismo por los mitos de la alimentación. Levantamos los brazos como por arte de magia y caminamos sin pensar hacia la publicidad engañosa”, según Verona.

“Los impulsos dirigen nuestros movimientos y llenamos la cesta de la compra de productos sin plantearnos qué estamos comprando, como si lo que comemos y lo que metemos en nuestro cuerpo fuera algo ajeno a nosotros”, reflexiona.

Imagen cedida de Marta Verona.

IDEAS QUE NO MATAN PERO ENGORDAN

“¡Y quién mejor que un muerto viviente para basar sus elecciones alimentarias en refranes como aquel de que ‘lo que no mata, engorda’!”, comenta Verona, admitiendo que efectivamente, quizá haya algo de cierto en ese refrán, pero no en el sentido que se le atribuye.

Señala que los alimentos “llenos de sabor con azúcares libres, grasas saturadas, sal, repletos de saborizantes, colorantes y conservantes no favorecen nuestra salud porque nos hacen aumentar de peso, un factor de riesgo de enfermedades crónicas y metabólicas como la diabetes y la hipertensión”.

Al comerlos “no nos vamos a morir, ¡claro!, pero vamos a engordar si desplazan a otros alimentos saludables de la dieta o si se convierten en productos esenciales de nuestra despensa”, advierte. Explica que otra característica de la ‘dieta zombi’ es su adhesión a falsas creencias como la de “que comer de forma saludable es caro”.

”Por eso llenamos nuestras cestas de hortalizas baratas. ¡Así ¿cómo no nos va a parecer monótono e insípido comer verduras? Pero comer saludable no es sinónimo de sentirnos como muertos vivientes, sino todo lo contrario”, señala Verona. “Las ‘dietas milagro’ nos hacen un flaco favor: no funcionan a largo plazo y generan una mala relación con la comida”, añade.

“En contra de los prejuicios sobre la vida saludable, tomar fruta por la noche no es malo; el pan no engorda si se sabe de qué manera comerlo y, al contrario del sentimiento generalizado, comer sano es fácil, rico, divertido y ¡engancha!”, enfatiza.

“Ser saludable debe ser un hábito y no un esfuerzo. El secreto para conseguir que los hábitos saludables se conviertan en un estilo de vida es que sean sencillos y no nos hagan pasar por malos tragos”, apunta la nutricionista.

Para Verona, tan importante es el tiempo que dedicamos al trabajo como el que nos dedicamos a nosotros mismos y a comer bien, por lo que sugiere “dedicar dos horas de la semana a cocinar y guardar en ‘tápers’ para tener siempre comida saludable y casera en la nevera”. Foto: IMEO

Indica que pequeños cambios como organizar bien nuestras comidas o llenar con alimentos saludables la cesta de la compra, son los que generan adherencia a una alimentación saludable.

Por eso, Verona propone en su último libro, ‘No comas como un zombi’ (una guía para comprar, cocinar y comer saludable) , poner en práctica una serie de “hábitos saludables que han mejorado su vida, recomendando incorporar uno nuevo cada semana.

HÁBITOS PARA SALIR DE ‘THE WALKING DEAD’

1.- Disfrutar de la comida y cocinar.
“Alimentarse no es solo una necesidad, también es un placer. Uno de los atributos para tener habilidades en la cocina es la confianza en uno mismo, así que te propongo un reto: elaborar mis recetas. Con cada plato que te salga rico, sentirás más seguridad para seguir cocinando”, indica.
2.- El frutero a la vista y siempre lleno.
“Cuantos más colores, mejor. Alegran la vista y el estómago. Cuando tengo ganas de picotear, veo mis suplementos de vitaminas en formato de fruta. Hay tantas y con tantos sabores que es imposible no comerla”, recomienda.
3.- Verduras todos los días.
“Comer verduras es una inyección de vitalidad para el cuerpo. Atrévete a mezclar ingredientes y, con las especias, inspírate con recetas de cocina y disfruta de comer sano”, señala.

Las frutas o zumos siempre son una buena opción cuando nos entra el hambre.FOTO: IMEO

4.- Cocinar los ‘tápers’ de la semana.
Para Verona, tan importante es el tiempo que dedicamos al trabajo como el que nos dedicamos a nosotros mismos y a comer bien, por lo que sugiere “dedicar dos horas de la semana a cocinar y guardar en ‘tápers’ para tener siempre comida saludable y casera en la nevera”.
5.- Dedicar tiempo a ir a la compra.
“La organización es uno de los pilares de la vida saludable. Planificar tu menú semanal para asegurarte de que estás comiendo de forma variada es muy útil. Además, ¡no tienes que pensar cada día qué receta vas a tener que hacer!”, destaca la nutricionista.
6.- Llevar siempre una pieza de fruta.
“Si las ganas de comer llaman a la puerta, que nos encuentre con alimentos saludables a mano. En vez de recurrir a los ‘snacks’ (aperitivos) ultraprocesados, cuando nos entran ganas de picar algo entre horas es preferible echar en el bolso o el maletín una manzana o un cítrico y calmar el hambre con alimentos saludables”, señala.
7.- Pasear por el mercado.
“Cálzate las zapatillas y haz un plan activo mientras te empapas de aquellos colores y olores que te alejan de la ‘vida zombi’. Procura que se te haga la boca agua con productos saludables y de temporada, que te demuestren que comer sano no es monótono ni caro”, concluye Verona.   EFE/REPORTAJES

CON INFORMACIÓN DE EFE

Enter504
A %d blogueros les gusta esto: