Enter504

Nuestro papel es Informarte.

Santa Lucía se prepara para recibir a turistas nacionales

Santa Lucía, Francisco Morazán – Tras meses a puertas cerradas, debido a la pandemia del coronavirus en el país, decenas de localidades y municipios hondureños insignes del turismo local ven asomar la luz tras la reapertura gradual de la economía en el territorio. Con la mira puesta en la semana de asueto nacional (Feriado Morazánico), a partir del lunes dos de noviembre, dueños de restaurantes en el turístico Santa Lucía, Francisco Morazán, aseguran cumplir a cabalidad con los protocolos sanitarios para recibir a los visitantes.

Este municipio, colindante al Distrito Central, no rebasa los quince mil habitantes (la mitad en el casco urbano) y seduce a los turistas locales y extranjeros por su profuso verde, clima templado y una imponente laguna llena de vida que decora el paisaje. Los restaurantes y hospedajes brotaron en los últimos años en Santa Lucía como opción de inversión turística. Gradualmente, los empresarios locales esperan que esta semana las visitas de turistas, especialmente desde la capital, apenas a treinta minutos vía carretera, dejen ingresos al visitar el pueblo.

«Esto es un trabajo en equipo. Porten su mascarilla. No vengan en aglomeraciones y respeten a las autoridades. Así nos ayudamos todos. Todas las medidas de bioseguridad son importantes», relata José Escalante, empresario local, mientras muestra los protocolos que han montado con gel desinfectante, alfombrillas de limpieza, «burbujas» de estancia y rótulos con recomendaciones sanitarias y de convivencia.

«Tenemos ya mesas habilitadas. Solo son de dos personas. Con un metro y medio de distancia. Nosotros tenemos cortinas de aire. Hacemos un llamado a las personas para que tengan consciencia de no contagiarse. Han sido meses largos en encierro. La gente quiere salir a recrearse»,

Plaza Santa Ana, por ejemplo, alberga restaurantes, cafeterías, venta de artesanías y otras misceláneas que prefiguran el auge económico que la belleza de este sitio, encumbrado en las montañas de Francisco Morazán, ha alcanzado en los últimos años. Caso similar al de su vecino Valle de Ángeles.

Pintoresco como silencioso, Santa Lucía representa en el turismo interno una opción alterna al turismo de playa o costero; También dista del turismo de visitas rápidas, como a los parques arqueológicos o montañas. Santa Lucía ofrece una experiencia familiar de permanencia lejana a la cotidianidad y murmullo urbano.